Mirada crítica a las páginas “splash”

Con este artículo pretendo mostrarle el por qué el uso de las páginas splash son un error frecuente que cometen los diseñadores web. Además también le doy la "excepción a la regla".

Las páginas splash son aquellas páginas que usted vé en algunos sitios web ANTES de la página principal (home). El visitante llega a dichas páginas antes que se le dé permiso de ingresar a la verdadera página principal.

Usualmente consiste de una página con el nombre de la empresa, unos grágicos atractivos (generalmente usando tecnología Flash) y un enlace que dice: "para entrar, haga click aquí".

Si usted no está familiarizado con lo que estoy escribiendo, podrá ver un ejemplo en: http://www.peabodymemphis.com/defaultFlash.htm Si usted entra a dicha página, esta es una página SPLASH previa a la página principal que sería: http://www.peabodymemphis.com/asp/home.asp

Nota al margen: escogí esta página adrede, a pesar de tener infinidad de ejemplos en castellano, pues no quiero herir susceptibilidades.

Algunos "expertos" dicen que el propósito de esta página es la de reenforzar la marca o preparar el estado de ánimo del navegante para lo que va a encontrar al interior del sitio web.

Sin embargo, muchas de las páginas splash con las que me encuentro parece ser que no cumplen con el objetivo trazado. Yo creo que la mayoría de las personas que utilizan las páginas splash lo hacen simplemente para hacer despliege de "alta tecnología" y tratar de captar la atención del visitante con una página rica en gráficos.

Imagino que el diseñador pensará que la incorporación de estas páginas ricas en imagenes y llenas de colores van efectivamente a captar la atención de sus visitantes.

Muy por el contrario, soy de la opinión que una página splash equivale a agregar un sobre de más en una pieza de márketing directo, sellado de tal manera que es casi imposible de abrir.

A mi parecer esto relentifica y entorpece el proceso comunicacional, puede llegar a frustar al visitante (especialmente si es un visitante asiduo) y agrega un paso extra para que el usuario pueda llegar al contenido que busca de dicho sitio web.

En alguna ocasión leí en un boletín electrónico a los que me encuentro suscrito y que en este momento escapa a mi memoria, que se han hecho estudios que demuestran que más del 25% de los visitantes al llegar a una página splash optan por irse para otro lado. A mi parecer, esta cifra por sí misma es motivo suficiente para NO USAR las páginas splash, pues equivale a que estamos perdiendo la cuarta parte de la gente que nos visita a nuestro sitio web. Ahora, si su sitio web es de caracter comercial esta pérdida equivale a perder el 25% de clientes potencial.

De acuerdo a Jakob Nielsen, uno de los principales expertos en usabilidad web, las páginas web no tienen utilidad y son molestas.

No sé si a usted le ocurra, pero cada vez que llego a una página splash, lo primero que se me viene a la mente es: "otro sitio web que no respeta mi tiempo". ¿No le pasa a usted lo mismo?

Digamos que usted opina que las páginas splash sí cumplen el cometido de captar la atención de los visitantes a su sitio web. Quizás lo anterior sea cierto para visitantes de primera vez, usted logra captar la atención inicial… pero, ¿qué pasa con visitantes usuales? ¿No cree que es molesto tener que ver lo mismo una y otra vez? Piénselo.

Ahora bien, aún para un visitante de "primera vez", usted lo está obligando a dar un paso extra que lo separa de los contenidos de su sitio web. Les está haciendo perder tiempo.

Si ha leído con detenimiento este artículo verá que no soy partidario de las páginas splash y si quiere que le dé un consejo, no las use.

Como toda regla tiene su excepción 🙂 , permítame darle un ejemplo de un sitio web que me parece que sí hace el uso de las páginas splash de una forma eficiente y creativa.

Unos meses atrás una amiga me comentó que la Orquesta de Florida http://www.floridaorchestra.org/ iba a dar un recital en mi ciudad (St. Petersburg, Florida, USA) e hicimos planes para ir. Una de las primeras cosas que hice fue visitar el sitio web y mi primera sorpresa fue encontrarme con una página splash y además en Flash.

¿Saben qué contenía esa página splash? Nada más ní nada menos que la descripción de su próximo concierto en mí ciudad. ¡Preciso lo que necesitaba! Era una animación muy viva en colores, música, fotos… que cumplieron su cometido, es decir, venderme la idea de ir al próximo concierto. Y, así lo hice.

Al día siguiente del concierto, fuí y visité dicha página web y ya no había página splash. El ingreso al sitio web era directo. ¿Ve la maravilla de lo que hicieron? Eso sí es hacer buen uso de una página splash. Ahora, no puedo asegurarlo, pero no se me haría raro que el día que visité dicho sitio web, ellos detectaron que yo vivía en el estado de la Florida, en el área de Tampa, y por eso fue que en mi caso presentaron la página splash. Muy seguramente si yo hubiera sido un usuario de otro estado, otro país o una ciudad lejana al área del concierto, nunca me hubieran presentado la página splash sino que habría llegado a la página principal.

El anterior ejemplo, a mi entender, hace la excepción de la regla.

Para concluir, si usted va a usar una página splash -y conste que no lo recomiendo- hágalo si tiene un propósito claro y contundente. No use este "recurso" con el raciocinio de muchos diseñadores web que simplemente lo hacen por que está "in" (de moda).

Álvaro Mendoza V.
Director de MercadeoGlobal.com y autor del libro "Mercadeo & Internet – ¿Tratando de reinventar el mercadeo en la Red?"
http://mercadeoglobal.com/miembros/index.htm

Deja un comentario